Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

Tarta de queso y Pastel Vasco de Pastelería Oiartzun, dos postres que hay que probar en San Sebastián

POR REDACCIÓN

En la zona Donostia, San Sebastián, uno de los atractivos más característicos radica en los sabores únicos de su pastelería. En esta localidad, diariamente se elaboran diversos tipos de tartas y pasteles que cautivan hasta los paladares más exigentes, como las tartas de queso o el tradicional pastel vasco.

Uno de los mejores lugares para saborear el característico sabor de estos deliciosos postres es la pastelería Oiartzun. Ubicada en la parte vieja de la ciudad, justo frente al ayuntamiento, esta pastelería cuenta con un amplio reconocimiento nacional e internacional, gracias a la calidad y al exquisito sabor de sus diferentes postres.

Los sabores únicos que ofrecen los postres de la pastelería Oiartzun

La pastelería Oiartzun es una marca referente en la zona de San Sebastián, la cual ofrece un destacado nivel de calidad en todos sus productos, pero, en especial, en sus recetas estrella, como el pastel vasco. Este postre representa uno de los patrimonios gastronómicos más tradicionales del País Vasco, cuyo delicioso sabor ha trascendido las fronteras de esta región.

En Oiartzun, este postre viene preparado con pasta de almendra marcona y rellenado con crema cocida junto con almendra marcona molida. Esto da como resultado un vistoso y exquisito pastel dorado, con una textura crujiente en su exterior y ligera en su relleno, el cual se deshace en la boca generando mezcla de sabores que deleitan a prácticamente cualquier paladar.

Otro de sus postres destacados radica en su tarta de queso especial. Este plato lleva la firma de sus maestros pasteleros, lo que le da su sabor único e inconfundible, y se puede solicitar tanto entera como en porciones, ya sea para llevar o para disfrutar en la terraza de su establecimiento.

Especialidades de Donostia que recogen el sabor de la pastelería vasca

Entre los postres originarios del País Vasco, uno de los sabores que no se pueden obviar es justamente el pastel vasco. En sus orígenes, este plato se servía los domingos tras la misa. Sin embargo, con el tiempo esta costumbre ha ido evolucionando y actualmente se sirve en cualquier ocasión, ya sea el desayuno, almuerzo o merienda.

Su preparación es compleja y exige ingredientes de calidad. Sin embargo, su resultado final ofrece una exquisita amalgama de sabores, los cuales llevan un toque único en cada receta, según la tradición de la localidad correspondiente y la personalidad del maestro pastelero.

En San Sebastián, uno de los sabores más icónicos es el de Oiartzun, una pastelería de origen familiar con más de 50 años de historia. Actualmente, este establecimiento es dirigido por su segunda generación, la cual conserva el legado de esta marca y su forma tradicional de hacer pastelería. Esto se materializa en una serie de productos con alta calidad y distintivo sabor, fruto de una cuidadosa selección de ingredientes de primera y una base de procesos que cuida de cada detalle en la elaboración de sus pasteles.

" "

Lo más leído

" "