Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

Obtener la certificación para instructoras Face Balance con Beauty Love Academy

POR REDACCIÓN

El yoga facial es una técnica holística producto de la medicina tradicional china que ha ganado muchos seguidores en los últimos años. Consiste en una serie de estiramientos y masajes de los músculos del rostro, cráneo y cuello con el objetivo de tonificarlos y liberar tensiones. Con ello, se consigue prevenir los signos del envejecimiento de una manera natural.

Su auge es tan importante que ha inspirado investigaciones de nuevas metodologías como Face Balance, de la especialista Laura Botero. Gracias al éxito obtenido con más de 2.500 pacientes, ha diseñado su propio programa de certificación online para compartir estos conocimientos.

En qué consiste Face Balance

Laura Botero es una experta en yoga facial, fundó Beauty Love Academy, una academia online que promueve la enseñanza de técnicas manuales para el cuidado de la piel. Tienen como objetivo oxigenar la piel, estimular la circulación, drenar toxinas, aliviar la tensión muscular y moldear el rostro.

Laura ha desarrollado su propia investigación y, partiendo de una base científica, creó Face Balance. Se trata de un método flexible de yoga facial que trabaja las causas del envejecimiento para crear rutinas de ejercicios personalizadas y obtener mejores resultados.

Con el programa de Beauty Love Academy, los alumnos aprenden a diagnosticar a cada paciente. A partir de esta evaluación inicial, analizan los rasgos faciales de cada persona e identifican los desequilibrios musculares que están causando los signos del envejecimiento. Con esta información, determinan las necesidades individuales para crear rutina de ejercicios 100 % personalizados de yoga facial, ayudando a combatir problemas como la flacidez, hinchazón facial, arrugas y líneas de expresión.

Aprendizaje desde la comodidad del hogar

Una de las ventajas del revolucionario método Face Balance de Laura Botero, es que las alumnas pueden aprenderlo desde la comodidad del hogar. Podrían estudiar a su ritmo cada uno de los módulos teóricos y prácticos, y participar todos los meses en las clases en vivo. El programa tiene una intensidad horaria de 100 horas, incluye 30 días de práctica sobre un diagnóstico real, y una retroalimentación 1:1 con la experta. Al finalizar el programa, las alumnas reciben un certificado como Instructoras de Face Balance, que les permitirá compartir el método con su comunidad, desde cualquier lugar del mundo.

Lo más leído