Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

La compleja tarea de generar ingresos para las firmas discográficas – corporate.es

POR REDACCIÓN

La compleja tarea de generar ingresos para las firmas discográficas - corporate.es

No es un secreto para nadie que la industria discográfica lleva años subida a una noria que parece no detenerse ni un momento, para al menos, coger un poco de aire y seguir en pleno movimiento. Los cambios tecnológicos, parecen tener de todo menos lógica para poder asimilar el comportamiento de unos vientos que golpean en todas las direcciones.

Uno de los impactos más dramáticos que ha tenido el streaming en la industria discográfica ha sido la democratización de la música que hoy se escucha en todo el planeta.

La idea más razonable es la siguiente: en el pasado anterior a Spotify, los consumidores tenían que tomar una decisión comprometida sobre el próximo disco que querían comprar. Esa decisión de compra fue, en aquella época, limitada y en gran medida guiada por los medios y los canales de transmisión, los legendarios ‘guardianes’, que estaban limitados en la cantidad de artistas que podían recomendar a las grandes audiencias.

En estos días, no se requiere una decisión de compra de las mismas dimensiones. Ningún consumidor necesita apostar su dinero en un nuevo disco no probado o escuchado con antelación; solo necesitan cargarlo en Spotify, You Tube y Apple Music y hacer clic en reproducir y ver si les gusta o no.

Si les gusta, pueden seguir escuchando. Si no lo hacen, simplemente se pasan a otra canción, álbum o artista para encontrar algún que otro deleite auditivo.

Año tras año, este fenómeno está diluyendo dramáticamente la concentración de escucha total de música reclamada por un puñado de las «mega estrellas» más grandes del mundo.

Como resultado, en estos últimos años, una parte cada vez mayor del total de reproducciones se está alejando de los diez mayores éxitos y se acerca a una gama mucho más amplia de artistas de «clase media» con bases de fans significativas, pero no necesariamente en las listas de éxitos. .

Este tipo de datos se presentan varias veces al año, pero vale la pena repetirla. Según los cálculos de las cifras de Luminate, las diez mejores pistas de transmisión de audio en los Estados Unidos en el primer semestre de 2022 se reprodujeron acumulativamente más de mil millones de veces menos que en  el primer semestre de 2019. En cifras, unos 2740 millones frente a 3810 millones.

Este fenómeno no es exclusivo de la industria discográfica.

En una entrevista Jay Marciano, director ejecutivo y presidente de AEG Presents señala que la democratización de la escucha en los servicios de transmisión ha tenido un impacto significativo en el negocio de bares y teatros. Es decir, lugares que normalmente albergan también a cientos de oyentes.

Un recinto que hacía 100 shows al año en 2012 ahora hace 180 recitales al año, dice Marciano. “Ese es un resultado directo de que hay más talento, con una base de fans viable, disponible. Este es un gran subproducto de los beneficios del streaming”.

Lo que es nuevo es la frecuencia con la que los fanáticos van a estos espectáculos. La estadística citada, hace años, era que el asistente promedio a un concierto lo hacía una vez al año.

Según los datos más recientes, a nivel de clubes y teatros, donde la audiencia es principalmente de entre 22 a 32 años, la asistencia a eventos es de ocho veces al año aproximadamente.

Todo esto, a su vez, ha impactado en la estrategia de las principales compañías musicales. Warner Music, por ejemplo, está invirtiendo una proporción más pequeña de su creciente presupuesto cada año en un puñado selecto de estrellas globales, y está apostando una mayor proporción de este presupuesto en artistas que aún no han llegado al Top 5 de el Billboard Top 5.

Las cifras de hoy día ponen de manifiesto una nueva realidad. Hace una década, en algunas empresas del sector discográfico, los cinco artistas principales generaban más del 15% de los ingresos físicos y digitales de música grabada. En 2022, están generando poco más del 5%”.

Tal vez no volvamos a tener a los grandes súper ventas de los años 60, 70 y 80. Pero, la tendencia en el consumo por parte de los nuevos oyentes es la diversificación. Parece que concentrar mucha atención en un puñado de artistas ya es una costumbre anticuada, en desuso o simplemente de otra época.

Lo más leído