Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

El Derecho al Olvido en ChatGPT; protegiendo la privacidad en el mundo de la IA con Honoralia

POR REDACCIÓN

La revolución digital, impulsada en parte por los avances significativos en inteligencia artificial, ha transformado la relación con la tecnología y cómo se interactúa con la información. Dentro de esta revolución, un debate ha cobrado fuerza: la privacidad y el derecho al olvido, en especial, cuando se refiere a sistemas avanzados como ChatGPT.

ChatGPT, que forma parte de los Grandes Modelos de Lenguaje (LLMs), ha causado asombro globalmente gracias a su extraordinaria capacidad para generar texto. Esta capacidad se ha logrado al ser entrenado con enormes cantidades de datos de Internet. Sin embargo, la línea entre el acceso a la información y la privacidad del usuario es difusa, y este es el epicentro de nuestras preocupaciones actuales.

El milagro y el dilema de los LLMs

Los LLMs, aunque impresionantes, presentan desafíos éticos que no pueden pasarse por alto. Por un lado, tienen la potencia de democratizar el acceso a la información, ayudar en la educación y ser herramientas valiosas en campos como la investigación. Sin embargo, también tienen la capacidad de acceder, recordar y regenerar información que alguna vez estuvo, pero ya no debería estar, disponible públicamente.

Cada vez que alguien comparte un pensamiento, un poema, una imagen, o cualquier dato en internet, se crea una huella digital. Muchas veces, por diversas razones, esas huellas se desean borrar. No obstante, para tecnologías como los LLMs, la memoria parece ser infinita. La posibilidad de que, incluso después de que la información se haya eliminado de su origen original, pueda ser regurgitada por un modelo de IA es inquietante.

El peligro de las alucinaciones en la IA

Agravando esta problemática, está el riesgo de que la IA «alucine» o genere información incorrecta. No se trata solo de que pueda recordar lo que se preferiría olvidar, sino que también puede inventar o distorsionar realidades. En un mundo donde la veracidad de la información es crucial, ya sea por razones de salud, seguridad o justicia, las implicaciones de estas alucinaciones pueden ser graves.

Honoralia, protegiendo a los usuarios en la era digital

Afortunadamente, no se está desemparado en esta era digital. El Derecho al Olvido, aunque inicialmente diseñado para motores de búsqueda, sienta un precedente importante. Como explica Honoralia, las personas deben tener la capacidad de decidir qué información personal quieren que esté disponible en el ciberespacio. Si se puede solicitar a Google que elimine enlaces obsoletos o irrelevantes, ¿por qué no se debería poder hacer lo mismo con sistemas como ChatGPT?

La industria está respondiendo. Las propuestas del desaprendizaje de máquinas, donde se induce a la IA a «olvidar», son prometedoras. Al igual que el concepto de Eliminación Aproximada de Datos, que apunta a mantener la eficiencia del modelo mientras se borra información específica.

OpenAI, reconociendo la magnitud de la responsabilidad que conlleva una herramienta como ChatGPT, ha iniciado la aceptación de solicitudes de eliminación de datos. Este es un paso en la dirección correcta, pero la adaptación y evolución de las regulaciones deben ser constantes para estar al día con el avance tecnológico.

La información es poder, pero la privacidad es un derecho

Al considerar las implicaciones de estas tecnologías, es esencial reconocer que la privacidad es un derecho fundamental. No se trata de oponerse al progreso, sino de garantizar que el progreso se realice de manera que proteja la dignidad y los derechos de las personas.

Antes de interactuar con herramientas avanzadas, es vital que los usuarios estén informados. Es imprescindible leer políticas de privacidad, términos de servicio y estar al tanto de cómo se maneja y almacena la información.

Además, la responsabilidad también recae en los usuarios. Es esencial que se usen estas herramientas con precaución, evitando compartir información sensible.

La tecnología, en su esencia, es neutral. Es el uso que se le da, las políticas que se establecen alrededor de ella y cómo se integran en la sociedad lo que determina si sus efectos son positivos o negativos. En la intersección de la inteligencia artificial y la privacidad, se tiene la oportunidad de trazar un camino que priorice y proteja los derechos individuales. Es un desafío, sin duda, pero también es una oportunidad para demostrar que se puede balancear innovación y ética en un mundo cada vez más digitalizado.

Lo más leído