Corporate

PREMIOS CORPORATE 2023

Cómo es el perfil psicológico sano de los pacientes que realizan láser de cambio de color de ojos

POR REDACCIÓN

Los ojos juegan una parte fundamental en la vida del ser humano. Más allá del sentido de la vista, es un medio de expresión. Dependiendo del color, puede despertar un aire de misterio, seducción y poder, entre otras cualidades. Hay ojos que atraen más que otros e incluso enamoran, aunque sean de un total desconocido ¡y es lo más normal! Los ojos despiertan todo tipo de sentimientos y suele ser lo primero en lo que la gente se fija cuando conoce a alguien.

La constante inversión y desarrollo en tecnología puntera ha sido el desencadenante para que, en estos once años de historia, en Clínica EyeCos puedan ofrecer un tratamiento totalmente seguro e indoloro y sin cirugía que permite ese cambio de color de ojos con el que siempre has soñado, garantizando resultados naturales y permanentes. Sin embargo, saben que este cambio supone una decisión importante que puede cambiar la vida de todo paciente, por lo que contemplan tanto elementos genéticos como psicológicos para empezar este tratamiento. Esto los llevó, a finales del 2022, a comprometerse con la salud mental de cada uno de sus pacientes, con la realización de un test de screening psicológico revisado por un psiquiatra cualificado en este campo. Una vez recopilaron y analizaron los datos del perfil psicológico de cada paciente, obtuvieron los siguientes resultados: la muestra estuvo compuesta por pacientes con edades comprendidas entre los 18 y 63 años, con una media de 36 años. Teniendo en cuenta las diferentes categorías de respuesta, donde A es igual a la menor cantidad de síntomas que afectan la salud mental del individuo y D es igual a la mayor cantidad presentada, observaron que la gran mayoría no presentaba ningún indicio que pudiera desencadenar un problema psicológico. 

Catalogaron a los pacientes en cuatro grupos, según el diagnóstico: “ansiedad-estrés-depresión”, “dismormofobia”, “normal” y “obsesivo paranoide”. La mayoría de pacientes presentaron un cuadro psicológico “normal”, seguido del “obsesivo-paranoide”, “dismorfofobia” y el grupo de “ansiedad-estrés-despresión” en menor medida.

En cuanto a las motivaciones para el tratamiento, se observó que la mayoría de los pacientes buscaban el cambio de color de ojos por razones estéticas, mientras que un número menor lo hacía por razones de salud. 

Respecto al historial de cirugías previas, la mayoría de los pacientes no había tenido experiencia previa, seguido de los que habían realizado una o dos. Además, se encontró que aquellos que se habían sometido a tres o más cirugías mostraban una posible relación con el perfil dismorfofóbico.

En la muestra analizada, se observó una amplia gama de comportamientos en relación con los tratamientos cosméticos. La mayoría de los pacientes de la clínica no se sometieron a ningún tratamiento en el año, lo cual puede indicar que el grupo de estudio no muestra una alta propensión a realizar este tipo de procedimientos. Sin embargo, un número significativo de individuos informó haber realizado uno o dos tratamientos, mientras que solo un pequeño porcentaje realizó tres o más. Resulta llamativo que algunos participantes reportaron haberse sometido a más de 50 tratamientos, lo cual sugiere una alta dedicación a la estética personal.

En cuanto al consumo de medicamentos estéticos, se encontró que la mayoría de los pacientes no toman este tipo de medicación. Un pequeño número de individuos informó tomar una pastilla de colágeno al día, mientras que solo unos pocos mencionaron tomar dos o más medicamentos estéticos diarios. Estos resultados sugieren que el uso de medicamentos estéticos no es común entre los pacientes analizados.

Se observó una baja incidencia de crisis psicológicas en la muestra, siendo la mayoría de los pacientes los que no habían experimentado ninguna crisis. Solo siete pacientes informaron haber tenido una crisis, mientras que solo dos pacientes reportaron haber tenido dos y uno mencionó haber tenido cuatro crisis en su vida. Se analizó cómo se distribuyen las crisis psicológicas en función de las puntuaciones y los diagnósticos. Estos hallazgos iniciales no revelaron un patrón claro entre las crisis psicológicas y los tratamientos cosméticos realizados. Pudieron observar que no hay una relación clara entre el número de antecedentes psicológicos y/o psiquiátricos del paciente y el diagnóstico que se le asignó y que la gran mayoría de la muestra fue diagnosticada como “normal”.

En relación con los tratamientos psicológicos, se encontró que la mayoría de los pacientes no había recibido ningún tratamiento psicológico, independientemente del diagnóstico. Sin embargo, se destacó que dos de los seis pacientes del grupo ansiedad-estrés-depresión estaban tomando pastillas como parte de su tratamiento psicológico. Cabe mencionar que solo hubo un paciente con antecedentes familiares de trastornos mentales en la muestra, lo que sugiere que los demás participantes no han experimentado este tipo de trastornos. 

En conclusión, este estudio preliminar examinó diversos aspectos relacionados con el láser NewEyes en una muestra de pacientes. Se encontró que la mayoría de los pacientes realizaban estos tratamientos por razones estéticas. Además, observaron que la gran mayoría de los pacientes presentaban un cuadro psicológico «normal», caracterizado por una toma de decisiones premeditada y un nivel cultural elevado. Esto se refleja en su compromiso por conocer más de cerca información avalada por revistas de prestigio, libros especializados, informes científicos y congresos médicos, así como en las referencias de otros pacientes de la clínica. Estos pacientes demuestran una actitud reflexiva y buscan una base sólida de conocimientos antes de tomar decisiones relacionadas con su tratamiento, lo cual es fundamental para EyeCos. Aunque los resultados obtenidos no revelaron un patrón destacado en relación con las otras variables, se identificó una posible relación entre la realización de un mayor número de cirugías y tratamientos estéticos previos y el perfil dismorfofóbico de los pacientes. Esto podría tener relación con la identificación de pacientes que aunque se clasificaron como “normales”, presentaban ciertos síntomas dismorfofóbicos, lo cual podría requerir una mayor exploración en futuras investigaciones. Estos hallazgos contribuyen a mejorar la comprensión de los fenómenos relacionados con la salud mental y la búsqueda de mejoras estéticas y más concretamente, en la motivación para el cambio de color de ojos.

Estos resultados confirman la filosofía ética de EyeCos: «no fomentamos la toma de decisiones impulsivas e irreflexivas, y facilitamos en la medida de lo posible, toda la documentación necesaria, con total transparencia y ofreciendo una comunicación directa con el especialista en el tratamiento y el láser NewEyes, el doctor Grimaldos. Estamos comprometidos en brindar un enfoque cuidadoso y responsable para garantizar que nuestros pacientes tomen decisiones informadas y cuenten con todo el respaldo necesario durante su proceso de tratamiento«.

Lo más leído